Con la llegada de septiembre se espera que el teletrabajo deje de tener tanto peso en nuestras vidas retrocediendo otro paso. Ahora, después de las situaciones vividas este verano a causa de la variante Delta del Covid-19, muchas empresas españolas tienen marcado el 1 de septiembre como la fecha en la que, buena parte de sus empleados regresarán a su mesa, a trabajar rodeados de su equipo, cambiando las reuniones telemáticas de Teams y Zoom por encuentros cara a cara.

Bastará esta semana un vistazo a las carreteras de acceso a las grandes ciudades para percibir si realmente –vuelta normal de las vacaciones aparte– hay una vuelta masiva a las oficinas o si por el contrario el anunciado regreso se ha puesto en «stand by» una vez más a causa del auge de la temida variante delta del coronavirus. En este sentido, muchos de los gigantes tecnológicos han anunciado, ya que retrasan la vuelta a 2022 por este motivo.

Para muchos empresarios esta vuelta a la normalidad se vuelve un alivio, ya que la comunicación entre oficina y empleado se dificulta a grandes niveles. En muchos los trabajadores denuncian que echan más horas en casa que en la oficina, pero los empresarios desconfían de la productividad a distancia y temen que las jornadas en casa se vean lastradas por distracciones –una de las últimas modas es compaginar dos empleos– y el teletrabajo se convierta en «telenetflix» o «telepaseo».

Es por eso por lo que se ha desarrollado diversas estrategias para poder hacer una combinación equitativa del modelo hibrido de trabajo. En algunos casos el modelo de 3+2 (tres días en la oficina y 2 en casa) Que intenta asemejar la experiencia de oficina en casa para no perder este hilo que une el trabajo del hogar.

Muchas oficinas han optado por diversas soluciones, pero la predilecta está siendo tener unas oficinas a medida para que los diferentes espacios de trabajo optimicen la productividad de los empleados dividiendo la oficina en espacios específicos para cada tarea. Así se simula esta hibridación de lo que supone la oficina y casa.
Desde Inad-hoc estamos cooperando en el que la transición de la nueva era de trabajo en oficinas sea la mejor posible creando una sinergia entre empresario y trabajador para la comodidad de ambos en tiempos de pospandemia